Las fibras meltblown pueden alcanzar una finura de 1 a 2 micras, lo que las convierte en las fibras más pequeñas que se pueden lograr con cualquier proceso de no tejidos en la producción industrializada. Esta característica junto su apilación mediante uniones porosas tridimensionales le da a este material excelentes propiedades de barrera bacteriana y filtración.